domingo, 29 de agosto de 2010

Gulliver y los Monstruos de la razón

Un billón doscientos treinta y cuatro millones cincuenta y ocho mil novecientos treinta y cinco monstruos desfilan por mi nuca. El reloj muerde mis pies. Un billón doscientos treinta y cuatro millones cincuenta y ocho mil novecientos treinta y seis monstruos desfilan por mi espalda.Sacuden mi cabeza,la hinchan por dentro de fobia y de puro nervio. Un billón doscientos treinta y cuatro millones cincuenta y ocho mil novecientos treinta y siete...dicen que te quiero y que ya no lo siento. Un billón doscientos treinta y cuatro millones cincuenta y ocho mil novecientos treinta y ocho...que me olvido y que por eso, no puedo dormir.Un billón doscientos treinta y cuatro millones cincuenta y ocho mil novecientos treinta y nueve monstruos desfilan, ruidosos, cargados de recuerdos, empapados, mojados en sabanas bordadas de retazos infinitos, circunscritos en el firmamento, de tu alma a mi cuerpo. Anclada, fijada, varada, tocada y hundida. ¡Marco-Polo!- grité ¿Dónde está(s) mi amor? y soñé lentamente el amanecer en mis manos...


Ilustración realizada por mí en una noche de insomnio.


1 comentarios:

Kristel dijo...

dios mio... eres mágica

Publicar un comentario