sábado, 9 de julio de 2011

Tirantes azules.


No lloro, porque la saliva me contiene.
Ni las ganas ni los deseos ni las ilusiones.
No tengo.
Soy un hombre completo, un animal muerto.
No entiendo de amor, no entiendo de emoción.
No entiendo.
Soy un solo intento, una dirección, un movimiento inerte, calmado, muerto.
Soy una luna difusa que se mece en el cielo, contraída de tanto dolor, estrellado sin deseos.
Soy una explosión, una inflamación de Melancolía.
Y no lloro, porque tu mirada me contiene.
Y no lloro, porque me muero.
Muero por dentro.
(Silencio.)

1 comentarios:

Kristel dijo...

cada una de esas muertes oculta un nuevo nacimiento
un saludo

Publicar un comentario